Aldeas Abandonadas

6 aldeas abandonadas de La Rioja llenas de misterio

Pasear por aldeas abandonadas es una actividad que cada vez entusiasma a más personas.

Descubrir el patrimonio que guardan estos lugares, adentrarte en casas abandonadas y pasear por las calles que un día estuvieron llenas de vida es una experiencia por la que merece la pena desplazarse unos kilómetros.

Como en otras regiones de España, La Rioja cuenta con un puñado de estas aldeas que un día dejaron de estar habitadas.

Por lo general son lugares de difícil acceso, zonas apartadas y de montaña que hacían la vida especialmente difícil a sus vecinos, por lo que el éxodo rural se cebó con estas aldeas que en muchos casos no llegaron a contar con los servicios básicos de luz y agua corriente.

Sin embargo, en este post encontrarás 5 aldeas especialmente interesantes para visitar que esconden misterios y peculiaridades que desatan la curiosidad de quienes las visitan.

1. Castañares de las Cuevas y su castillo cueva

Atravesado por la N-111 Castañares de las Cuevas es una aldea abandonada perteneciente al municipio de Viguera que se encuentra al otro lado de la nacional a 2,5km del mismo.

Desde la carretera, esta aldea parece una más que ha sufrido la despoblación de sus gentes y apenas cuenta con una hilera de casas al pie de la carretera. Sin embargo, esta antigua población guarda un tesoro, su peculiar castillo.

Lo primero que nos llama la atención a pie de carretera es la Iglesia de la Asunción. Una construcción del siglo XVI levantada en mampostería y sillarejo.

Dando la vuelta a la hilera de casas nos damos cuenta de que el pueblo se acaba ahí y aparentemente no hay nada más que ver.

Sin embargo, para llegar al Castillo Cueva es necesario abrir una puerta que te adentra en una finca privada que es importante cerrar ya que en dicha finca veremos que hay 3 caballos.

Los caballos son animales herbívoros y sin cuernos, esto quiere decir que se asustan si les asustas, y se quedan tranquilos, si les dejas tranquilos. Si por alguna razón se acercan a ti es porque están acostumbrados a la gente, y a que les den de comer.

Desde la finca hay un sendero que asciende hasta el castillo. Girando primero a la izquierda y luego a la derecha. Son unos 15 minutos.

Escondido tras la vegetación verás los restos de la muralla y las ventanas de esta fortificación rupestre que sufrió parte de su desplome en los años 30 del siglo XX, pero que todavía se puede disfrutar de este castillo único que hará volar tu imaginación.

A estas cuevas se les llama “Cueva los Moros” por lo que se deduce que ya en el siglo X, cuando Sancho Abarca conquista Viguera a los árabes, podrían estar habitadas.

*Ver resto de castillos y fortalezas de La Rioja.

2. Turruncún y su repentino despoblamiento

Turruncun

La belleza de Turruncún cautiva las miradas de quienes cruzan en coche la LR-123 siendo uno de los pueblos abandonados con la panorámica más bonita a escasos metros de la carretera.

Lo que llama la atención de la historia de Turruncún es la rapidez con que se despobló esta aldea que contaba con 300 vecinos a principios del siglo XX.

En 1965 se construyó el último edificio de esta población y llama la atención que fuera las escuelas que se inauguraron ese mismo año impartiendo clase la Señorita Tomy como muchos recuerdan. Lo que significa que había niños en Turruncún y, por lo tanto, futuro.

Apenas 15 años después, en la década de los 80 Turruncún tan solo contaba con 3 vecinos en su censo.

¿Qué puede ocasionar que en apenas 2 décadas un pueblo pase de tener vida y abrir una escuela a quedar completamente despoblado?

Dos hechos llaman especialmente la atención, aunque por las fechas en que ocurrieron parecen tener poca relación con su despoblamiento.

El primero, tuvo lugar en 1929 en forma de seismo de magnitud 5.1 grados que pudo sentirse en el resto de La Roja, Navarra, País Vasco y Aragón con epicentro casi exacto en Turruncún.

El segundo, es el hecho de que el suelo de la Iglesia de Santa María del siglo XV con aire mudéjar y torre exenta aparece profanado y con restos de huesos, al parecer humanos, dando al pueblo un halo de misterio que no ha pasado desapercibido por los viajeros que se acercan a Turruncún.

Hasta antes de la pandemia el cementerio era uno de los lugares más visitados de esta aldea abandonada de La Rioja, tanto por los visitantes como por los familiares de quienes allí yacen. Ya que no debemos olvidar que hace apenas 60 años se abrió la escuela de Turruncún lo que nos recuerda que muchos descendientes del pueblo siguen sus vidas en otros lugares.

2.1. Acceso a Turruncún y estado de deterioro de la aldea

Iglesia de Turruncun

Como hemos mencionado, turruncún se encuentra a escasos metros de la carretera, sin embargo, para acceder a la aldea hay que tomar un camino que empieza a mano derecha junto pasando el pueblo (si vienes de Arnedo).

Lo primero que te encuentras en este camino es la ermita de las Vírgenes de estilo barroco y con el mismo deterioro que nos encontraremos en el resto del pueblo.

Siguiendo el camino bordeamos la ermita y llegamos a una amplia zona de picnic equipada con asadores, agua, mesas y contenedor, aquí puedes aparcar el coche.

Una vez en la aldea propiamente dicho enseguida se advierte el absoluto estado de abandono en que se encuentra, con las casas en pésimo estado, incluso la iglesia muestra un estado deplorable con grafitis en todas esquinas.

Pasear por Turruncún puede considerarse peligroso ya que los tejados y algunas pareces pueden ceder en cualquier momento, razón por la que no es recomendable visitarla de noche.

Por todo Turruncún puedes encontrar cuevas, ya que su posición sobre una colina facilitaba la construcción de estas. Muchas se encuentran en buen estado.

El estado en que se encuentra esta aldea abandona nos hace pensar que en apenas 10 años el deterioro puede acabar con el encanto que a duras penas hoy conserva.

A pocos kilómetros de Turruncún nos encontramos otra aldea abandonada: Ambasaguas.

3. Ambas Aguas y sus minerales más famosos

Ambasaguas puente

Ambasaguas es una aldea vaciada de La Rioja, aunque no tanto abandonada.

Antes de llegar al pueblo de Ambasaguas te encuentras con la ermita del Cristo lugar de peregrinación en el pasado donde acudían ante el Cristo Amarrado los enfermos y quienes tenían el ganado enfermo leyendo conjuros en latín y llevando objetos propios o de los animales enfermos.

Como ocurrió con otros pueblos deshabitados, como Turruncún, a Ambasaguas nunca llego la luz eléctrica, ni el agua corriente, hecho este último que se solucionó en 2006 con la construcción de un depósito, hasta entonces había que ir a la fuente a por agua. A día de hoy los vecinos que todavía acuden en verano se autoabastacen para tener energía eléctrica.

Aunque a fecha de 2023 todo parece indicar que se va a llevar la luz a la aldea dado que pasan cerca las líneas de corriente.

Pese a que la mayoría de las casas se encuentran en estado ruinoso, el pueblo de Ambasaguas ofrece bonitas panorámicas que invita a imaginar cómo fue la vida de quienes allí vivieron siglos atrás.

El tesoro de Ambasaguas es su rica explotación minera de pirita conocida a nivel internacional, pudiendo encontrar restos interesantes de este mineral en el río. Utilizado habitualmente como amuleto, era tradición llevarse un trozo del mismo en la romería a la ermita del Cristo.

Acceso a Ambasaguas y sus habitantes actuales

Aldea de Ambasaguas

Llegar a Ambasaguas no es sencillo. Primero debes serpentear desde Turruncún hasta el pueblo de Muro de Aguas durante 9km, y desde allí tomar un camino de grava que sigue serpenteando durante 6.5km hasta Ambasaguas.

Pasado Muro de Aguas se encuentra un crucero de romano de imponente tamaño, a continuación te encuentras con la ermita de San Millán y, por último, antes de llegar a la aldea está la ermita del Cristo Amarrado.

Ambasaguas te recibe con su pintoresco puente románico y su iglesia. Ambos crean un conjunto de gran belleza al que se suman las campas abiertas que rodean la iglesia románica.

Una vez te adentras en la aldea descubres que no está abandonada, es probable que te encuentres coches y algunas personas, sobre todo los fines de semana.

Una de estas personas en David nacido en Ambasaguas y que con dedicación está reformando su casa, cuidando su huerta y siguiendo la tradición de producir miel en su colmena. Si te lo encuentras es probable que te lo enseñe encantado.

Cuesta entender como una aldea tan alejada como es Ambasaguas conserva un par de habitantes todo el año, uno de ellos que se traslada a diario hasta Arnedo a 45 minutos a trabajar cada día, y algunas personas más los fines de semana, sin asfaltado de calles, sin luz eléctrica, y sin cobertura telefónica, mientras que Turruncún mucho mejor comunicada a pie de carretera se despobló de forma tan repentina.

4. Mansilla de la Sierra el pueblo bajo las aguas

Pantano de Mansilla

El domingo de Ramos de 1960, con el agua por los tobillos, con la Guardia Civil, mosquetón en mano, los habitantes del Viejo Mansilla abandonaron, atropelladamente sus casas, para ir a un nuevo pueblo, donde aun no había luz eléctrica, las calles no estaban terminadas de asfaltar, y no existía ni un solo pajar donde cobijar el ganado.”

Así fue el final de un pueblo que horas después quedo inundado bajo las aguas del nuevo pantano ante la mirada impotente de quienes allí habían nacido, crecido y formado su hogar.

El pueblo de Mansilla, precioso, construido todo en piedra quedó sumergido. Quienes lo consideraron oportuno se quedaron en el nuevo Mansilla, un pueblo construido de cero y que con esfuerzo y sacrificio sacaron adelante quienes decidieron habitarlo.

En los meses de otoño cuando las aguas del embalse están más bajas pueden verse asomar los restos de algunos de esos edificios que un día fueron habitados por los mansillanos.

Mansilla pertenece a la comarca de Las 7 Villas un paraíso rural en La Rioja donde descubrir pueblos y senderos únicos.

Cuzcurrita de Río Tirón
Badarán
San Asensio

5. Altuzarra y sus inviernos sin sol

Altuzarra es una aldea deshabitada perteneciente a la localidad de Ezcaray, siendo la más alejada del mismo.

En 1974 Altuzarra quedó deshabitada.

Esta aldea de La Rioja se caracteriza por tener los inviernos más duros de la región ya que se encuentra entre dos barrancos y podían pasarse meses sin que le diese el sol.

Las nevadas de un metro duraban semanas y el río se helaba por lo que había que romperlo para que pudieran beber los animales y lavar la ropa.

Así pasaban los inviernos los vecinos que habitaban las 15 casas que forman la aldea.

Los domingos era habitual que los mozos y mozas fuesen hasta la aldea de Posadas donde había baile y junto con los jóvenes de otras localidades cercanas se podían juntar hasta 80.

Es curioso pensar que tan solo nos separan unas décadas de este modo de vida que hoy sentimos tan lejano. Sin embargo, así era la vida en estas aldeas, que hoy están deshabitadas.

6. San Vicente de Munilla un pueblo okupado

San Vicente de Munilla es una aldea abandonada que se encuentra a 1.5km del pueblo de Munilla en La Rioja Baja.

De nuevo nos encontramos con una aldea que se vacía en la década de los 60 cuando el éxodo rural vacía buena parte de los pueblos, sobre todo aquellos en los que las condiciones de vida son más difíciles.

Hasta ese momento San Vicente contaba con 240 vecinos, escuela y vida en sus calles. Hasta que poco a poco y en el transcurso de apenas 20 años el pueblo se fue silenciando hasta quedarse completamente vacio.

Este hecho provocó que en la década de los 80 un grupo de okupas se instalase en el pueblo, rehabilitando algunas casas, la fuente del pueblo con agua potable y creando la Asociación “Amigos de Munilla”.

6.1. Acceso a San Vicente de Munilla y estado actual

Calle de San Vicente de Munilla

A día de hoy se pueden ver algunas casas rehabilitadas no más de 5, así como la ermita de la Virgen de Arriba, al lado de la Iglesia que se encuentra en estado ruinoso.

El resto del pueblo presenta un estado importante de abandono con casas convertidas en puro escombro y la maleza apoderándose del lugar.

Aun así, es una aldea en La Rioja digna de ser visitada con sus rincones especiales como todos los pueblos.

Para acceder a la aldea hay que coger el desvío señalizado que hay justo antes de llegar a Minilla. El camino sin asfaltar está bastante deteriorado, pero es transitable.


Deseamos que disfrutes de tu recorrido por las aldeas abandonadas de La Rioja que son testigo de un pasado no tan lejano.

Puedes suscribirte de forma gratuita a La Rioja Premium y crear tu propia Hoja de Ruta Personalizada para tu estancia en La Rioja

Recibe GRATIS la NEWSLETTER semanal y descarga la hoja de ruta para planificar tu escapada

RESPONSABLE: Diana Rebollar.
FINALIDAD: enviarte mis nuevos contenidos y lo que vea que puede interesarte (Nada de SPAM)
LEGITIMACIÓN: tu consentimiento (que estás de acuerdo)
DESTINATARIOS: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing de lariojapremium.com) fuera de la UE en EEUU. MailChimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos.
DERECHOS: por supuesto tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos